Rutas con sabor - Día 2:

Explorando Zeeland

por Milou Van Roon - 15 junio 2017

En mi segundo día de ruta con Hertz, era hora de conocer Zeeland. Es un sitio al que es prácticamente imposible de llegar mediante transporte público, sinceramente contar con mi coche de alquiler fue todo un alivio. ¿El objetivo para el día de hoy? Probar los auténticos mejillones de Zeeuwse, y pasear por la playa de Zeeland en busca de un ambiente de vacaciones genuino.

Willemstad

Tras pasar la noche en Etten-Leur, nos dirigimos hacia el primero de nuestros destinos del día, en el límite de Noord-Brabant: Willemstad. A pesar de no estar muy lejos del lugar donde crecí, no recordaba haberlo visitado. El pequeño pueblo está localizado justo en la frontera entre Noord-Brabant y Zeeland, con el agua como barrera natural entre ambos.

La villa fortificada de Willemstad fue fundada en 1583, cuando el pueblo de Ruigenhil se fortificó después de que los españoles conquistaran Steenbergen. Fue en este momento cuando se transformó en una ciudad fortificada. Al año siguiente fue renombrada como Willemstad (la ciudad de Willem) en homenaje a Willem of Orange que fue asesinado ese mismo año.

Si contemplas Willemstad desde las alturas verás que tiene forma de estrella de 7 lados. Los muros de la ciudad fortificada todavía se conservan, haciéndolo un lugar perfecto para disfrutar de un agradable paseo con fantásticas vistas de la ciudad. Lo mejor es perderse por sus callejuelas, pasar por el Oude raadhuis, contemplar el embarcadero, sin olvidar el espectacular molino de viento. No dejamos pasar la oportunidad de probar su tradicional café con pastel de manzana con nata montada en Het Wapen van Willemstad. De verdad que disfruté enormemente de la visita a esta pequeña ciudad, especialmente por el agradable tiempo soleado del que gozamos.

Yerseke

Era hora de coger la autopista para dirigirnos a Yerseke. Mi idea inicial era la de visitar la pequeña ciudad de Philippine, en busca de unos sabrosos mejillones, pero al compartir mi itinerario con el personal de Hertz me recomendaron visitar Yerseke en su lugar. Es la magia de viajar en tu propio coche, eres libre de llegar donde la vida te lleve. Así pues pusimos rumbo a Yerseke una ciudad trabajadora, un pueblo de pescadores. La pesca siempre ha jugado un rol muy importante en este pueblo, lo que lo convierte en un sitio perfecto para disfrutar de todas las maravillas del mar.

Para comer nos acercamos a Café-Restaurant De Schelde, un restaurante familiar situado junto al dique y muy cerca de los criaderos de ostras. La familia de De Blieck ha dirigido el restaurant durante los últimos 60 años, estando en estos momentos la tercera generación al mando. Puedo apreciar una buena cazuela llena de mejillones, pero para ser sinceros no es algo que me apasione. Así que tengo que reconocer que la comida en De Schelde ha sido una de las más apetitosas de este viaje. Disfrutamos en los jardines del restaurante de unos exquisitos mejillones ligeramente picantes, patatas fritas con mayonesa (no eres holandés si no le pones mayonesa), pan con mantequilla y hierbas y una refrescante bebida, ¿qué más se puede pedir?

Domburg

No puedes visitar Zeeland sin acercarte a la playa, y no hay mejor lugar que la ciudad de Domburg. No hay un año en el que no visite este lugar para comer y dar un paseo por su playa. Domburg es la segunda ciudad con playa más antigua de los Países Bajos. Este rico destino es ideal para el turismo, y es un lugar en el que casi se oye hablar más en alemán que en holandés.

Cuando vayas a Domburg no solo visites la playa, relájate y disfruta también de un helado. Tuvimos buena suerte con el tiempo así que fue la excusa perfecta para probar unos cuantos. Terminamos en IJsvogel, una heladería en la calle principal de Domburg: the Ooststraat. Venden un helado extremadamente sabroso procedente de una pequeña fábrica belga.

Middelburg

Después de una intensa jornada de largos paseos y sabrosos helados, era el momento de completar el viaje con una visita a Middelburg. De vuelta en mi Opel Mokka Turbo me dirigí a esta ciudad por la carretera de la costa, a través de Westkappele.

Al llegar a la capital de Zeeland me llevé una agradable sorpresa. Middelburg es una preciosa ciudad. Nunca había estado antes aquí, y he de reconocer que me llevé una grata sorpresa al contemplar su precioso casco medieval. La ciudad en sí también es muy antigua, habiendo sido fundada en el S. IX.

Desde entonces ha sido una ciudad muy rica, después de Ámsterdam ha sido una de las ciudades más importantes del país por su localización estratégica junto al mar. Me gustó especialmente stadshuis (ayuntamiento) en la plaza del Mercado. Los edificios tardaron 50 años en ser completados, con los trabajos de construcción iniciados al final del S. XV. Abdijtoren De Lange Jan también merece la pena una visita, especialmente con buen tiempo. Puedes subir a la torre y en días claros divisar incluso las islas que rodean Middelburg.

Mi esperanza era probar un Zeeuwse Bolus (un pastel azucarado con forma de caracol) pero no llegamos a Middelburg hasta la hora de cenar con lo que todas las panaderías lo habían agotado ya. Otra buena razón para volver

¿Cuál es tu especialidad favorita de Zeeuwse?

AQUÍ SE PUEDE CONSULTAR MI RUTA:


Stop 1: Noord-Brabant – Willemstad

Stop 2: Yerseke - Café-Restaurant De Schelde

Stop 3: Domburg – Ooststraat

Stop 4: Middelburg - Abdijtoren De Lange Jan


Últimos artículos