Qué hacer en Alaska en verano

Page author

por Hertz - 21 agosto 2018

Hay quienes piensan que Alaska es un destino más propio del invierno, ya que sus paisajes de hielo son mundialmente conocidos. Pero no solo es recomendable visitar Alaska cuando hace frío. En verano la temperatura es más agradable y los días son más largos, por lo que podemos realizar más actividades y visitar más sitios.

A la hora de planificar tu viaje, te será de gran ayuda alquilar un coche en Alaska, ya que es el estado más extenso de EE.UU. No en vano su superficie supera los 1,7 millones de kilómetros cuadrados. Con tu coche de alquiler, por ejemplo, podrás recorrer la costa atlántica y conducir a través de la carretera estatal AK-1 para cruzar el estado de este a oeste, desde Tok hasta Homer, atravesando variedad de ciudades y paisajes. Sigue leyendo y descubrirás qué otras rutas puedes seguir para disfrutar de Alaska también en verano.



Parque Nacional Denali

Te proponemos, por ejemplo, contemplar los encantos de este gran estado visitando sus parques nacionales. Son absolutamente espectaculares, tanto por su orografía como por la fauna y flora que custodian. El más importante de Alaska es el Parque Nacional Denali y, quienes lo han visto aseguran que es el más bonito de todos. Podrás llegar conduciendo hacia el interior del estado. Allí te espera el monte Mckinley. Con sus imponentes 6.194 metros, es el pico más alto de Norteamérica.

La ruta del oro

¿Y qué te parecería seguir la misma ruta que a finales del siglo XIX hicieron los aventureros que llegaron a Alaska atraídos por la fiebre del oro? Para ello, tienes que dirigirte hacia el sureste y coger el conocido como Ferrocarril Histórico de Alaska. La excursión en tren te llevará desde la bella ciudad de Skagway al corazón del territorio del Yukón, más allá de ríos glaciares, cascadas y gargantas impactantes.

Sendero Nacional Histórico de Trineos

Y si te gustan las rutas históricas, en Alaska encontrarás muchas más. De hecho, puedes seguir el Sendero Nacional Histórico de Trineos, cuya misión originaria fue la de conectar los pueblos nativos a través de estos carros tirados por perros. Ahora se ha convertido en toda una atracción turística y en una forma diferente de recorrer el estado. En verano te proponemos caminar por los tramos de la costa en Nome, al sur de la península de Seward, porque son más accesibles.



Parque Nacional de los Glaciares

También deberías aprovechar tu viaje a Alaska para conocer otro lugar mágico: el Parque Nacional de los Glaciares. Se encuentra en el extremo sur, entre el océano Pacífico y Canadá, y es un lugar asombroso. Allí te esperan más de 1,3 millones de hectáreas de rocosas montañas, dinámicos glaciares, costa salvaje y profundos fiordos, un escenario de belleza incomparable para disfrutar de la naturaleza. Podrás pescar, alquilar un kayak, pasear por el gran lago McDonald y contemplar 11 inmensos glaciares. Y si llegas en barco hasta la isla de Marble, podrás ver lobos marinos.

Desde glaciares inmensos, hasta lagos interminables, altísimos montes y rutas repletas de historia. Alaska ofrece todo esto y mucho más en verano. Solo necesitas elegir este estado como destino y descubrirlo sin prisa a través de nuestras rutas.

Page author

Artículo de Hertz

40 Mensajes