Francia: los mejores lugares en los que detenerse en la ruta entre Cagnes-sur-Mer y Antibes

Page author

por Hertz - 09 agosto 2017

Tanto si te escapas a una ciudad como si vas a explorar un paraje natural, alquilar un coche Hertz te permite controlar todos los aspectos de tus vacaciones y te ayuda a sacarle el máximo partido a tu experiencia. Vayas donde vayas, queremos animarte a explorar y a saborear el viaje.

Nuestro objetivo es contribuir a que tus viajes sean tan fascinantes como los propios destinos. Con el volante en tus manos, podrás pararte en las joyas ocultas que de otra forma te perderías, y conseguirás conectar más profundamente con el país que estás descubriendo y vivir grandes historias dignas de compartir.

Nos hemos asociado con los expertos en viajes de Culture Trip, una plataforma de estilo de vida y cultura, para dar con algunas de las mejores paradas que puedes hacer al conducir por Europa. Este verano, ¿porqué no te paras antes de llegar y descubres lugares nuevos que harán que tu viaje pase de ser unas vacaciones a una aventura?

Sigue leyendo para ver algunas de nuestras paradas favoritas en la ruta costera del sur de Francia que va desde Cagnes-sur-Mer hasta Antibes.

El Museo Renoir

El resplandor especial de la luz de la Costa Azul, así como el clima y el maravilloso paisaje, siempre han atraído a los artistas: Cézanne, Picasso y Matisse vivieron en esta región. El pintor Renoir pasó los últimos 12 años de su vida en Cagnes-sur-Mer. Así que cuando vas de camino a Antibes, un museo con su nombre se convierte en el lugar perfecto para pararse y descubrir dónde trabajó y cómo vivió este artista. Hay 14 lienzos originales y numerosas esculturas expuestas, además de muchos de sus curiosos documentos y archivos.

Recomendamos visitar este museo porque es mucho más que un simple museo; es una especie de tesoro. Está ubicado en la residencia familiar de Renoir y da una perspectiva personal del artista y de su vida. Tanto si te gusta su obra como si no, la casa es sencillamente espectacular y está rodeada de preciosos jardines donde pasear entre olivos, limoneros y naranjos. Además, tiene unas vistas increíbles de los alrededores. Sin duda recomendamos hacer una parada y pasar algún tiempo aquí.

Musée Renoir, 19 Chemin des Collettes, Cagnes-sur-Mer, Francia

Horario de apertura: Todos los días 10:00-12:00, 14:00-17:00

El Museo Renoir

Almuerzo en Art Beach

Si sigues por la costa, darás con un lugar ideal para hacer una parada culinaria en tu viaje. Prueba el acertado Art Beach, un club con vistas a la playa donde podrás recargar pilas y seguir disfrutando del arte. Está ubicado en la bahía de Cagnes-sur-Mer y dirigiendo la cocina está el chef Alain Zapparoli, gracias al que podrás degustar unos platos fantásticos de alimentos ecológicos con los mejores ingredientes de la zona.

Si tienes mucha hambre, pide los tagliatelle frescos o el filete de ternera; si prefieres algo ligero, prueba la ensalada de cangrejo. Si te apetece darte un lujo, puedes alquilar una sombrilla en su playa privada y disfrutar de una copa cerca de las olas. Además, el club expone obras de arte contemporáneo, como fotografías de Philippe Schlienger y esculturas de Schumacher y el artista coreano Youn. Gracias a las actividades acuáticas (tienen gafas de buceo para alquilar), el arte, y la oferta gastronómica para todos los gustos, no te defraudará.

Art Beach, 55 Prom. de la Plage, 06800 Cagnes-sur-Mer

Horario de apertura: Todos los días 9:00 - 22:00

Port de l'Olivette

Tómate un merecido descanso en el Port de l'Olivette, un pequeño y pintoresco puerto que encontrarás en Cap d'Antibes (el cabo de Antibes). La Antibes moderna se asocia a grandes mansiones y vidas donde impera el lujo, pero antes de que se convirtiera en el hogar de muchos residentes glamurosos, era una comunidad pesquera tradicional. A principios del siglo XIX, se abrió el ferrocarril a Niza y exportaba frutos secos, pescado y aceite. Hoy, en el Port de l'Olivette todavía se utilizan métodos de pesca tradicionales y los pescadores se reúnen a conversar en sus barcos de madera.

Este en un sitio encantador para hacer una parada y sumergirse en la cultura de una época pasada y, ni que decir tiene, para probar el riquísimo pescado fresco. Ten la cámara preparada, muchos dicen que esta es una de las playas más fotogénicas de la costa y es una bahía preciosa para pasar un rato con amigos.

Port de l'Olivette

Casco antiguo de Antibes

El casco antiguo de Antibes es un lugar estupendo para hacer una pausa en el camino; sal del coche y piérdete en sus calles. Está formado por toda la zona que rodea el Château Grimaldi, la familia que llegó en el siglo XIV y construyó un castillo sobre los cimientos de la antigua ciudad griega de Antípolis. El castillo pasó a ser el ayuntamiento en 1702 y fue la residencia de Picasso en los años cuarenta, cuando lo invitaron a quedarse seis meses para pintar. Ahora es el Museo Picasso y expone muchas de sus obras. Cuando se marchó, el artista legó 23 cuadros y 44 dibujos a la ciudad.

Los mejores rincones del casco viejo son las calles llenas de atractivas tiendas, restaurantes y bares. Si vas en la temporada adecuada, seguro que te topas con puestos de antigüedades, ferias de arte, salones de yates y mercados campesinos allá donde vayas.

Te recomendamos que te des un paseo por la muralla en el Promenade Amiral de Grasse para admirar las magníficas vistas al mar. Es indiscutible que el casco antiguo de Antibes es un regalo para cualquier viajero que pase por la región y un lugar estupendo para poner fin a tu viaje.

Château Grimaldi, Place Mariejol, Antibes, Francia

Horario de apertura: De martes de domingo 10:00 – 18:00

Casco antiguo de Antibes

Este verano, vayas donde vayas, #goviahertz (#veconhertz).

Page author

Artículo de Hertz

40 Mensajes