Naturaleza y aventura en Ginebra

Page author

por Hertz - 24 febrero 2020

Suiza es el país ideal para los amantes de la naturaleza. Su segunda ciudad más poblada, Ginebra, es un destino de viajes especialmente recomendado para quienes disfruten haciendo actividades al aire libre. Situada en el extremo oeste del Lago Lemán y rodeada de montañas y parques nacionales, cuesta encontrar otro lugar en el mundo al que más apetezca ir para desconectar del día a día. Te ayudamos a descubrir Ginebra a bordo de uno de nuestros coches de alquiler.

1. Esquiar en Chamonix o St-Cergue

La mayoría de turistas que visitan Suiza en invierno lo hacen buscando esas pistas de esquí de ensueño de las que se hablan en las guías de viajes. Desde Ginebra, recomendamos ir a la estación de esquí de St-Cergue, donde te animamos también a que pruebes el snowboard. A tan solo una hora de la ciudad suiza, encontramos uno de los pueblos más bonitos de los Alpes: Chamonix. Es también una de las estaciones más antiguas del mundo y una de las más populares.



2. Patinar sobre el Lago de Joux congelado

Cerca del Lago Lemán hay otro considerablemente más pequeño llamado Lago de Joux. Cada invierno se convierte en un centro de actividades al aire libre que deberías probar para apreciar aún más la naturaleza de Ginebra. Podrás recorrerlo con raquetas de nieve, trineo o patines. Una vez le hayas cogido el tranquillo, no podrás quitar el ojo de las espectaculares vistas que ofrece el valle de Joux, que tiene una extensión de más de 30 kilómetros.

3. Actividades al aire libre en verano

Si decides visitar la zona en verano, no te preocupes porque también hay muchas formas de disfrutar de la naturaleza en Ginebra que no sea sobre esquís. No deberías desaprovechar la oportunidad de hacer alguna excursión en las montañas de alrededor, como los Voirons o el macizo del Jura. Puedes animarte también a tirarte en parapente o practicar paddleboard en el Lago Lemán, una actividad especialmente recomendable para familias.

4. Excursión en el Salève

Pero si hay una excursión que gustará a grandes y pequeños es la que te llevará hasta el Salève, una montaña muy cercana a Ginebra. Los fans de la obra de Mary Shelley reconocerán el nombre porque es el lugar donde el monstruo Frankenstein encuentra refugio tras escaparse. El Salève es el destino ideal tanto para quienes busquen escaparse un día de la ciudad y relajarse en medio de la naturaleza como los que quieran disfrutar de las mejores vistas al Mont Blanc.



Qué más ver durante tu visita a Ginebra

Eso sí, antes de irte de Ginebra no olvides dedicar un tiempo también a explorar la ciudad que, además de las montañas que la rodean, tiene mucho que ofrecer. Piérdete por las callejuelas del centro histórico, visita el Palacio de las Naciones (la sede europea de la ONU) y termina el día con un poco del mejor chocolate del mundo en la histórica tienda de Läderach.

Cuando planificas un viaje a Ginebra, puede resultar algo abrumador intentar visitar todos sus rincones en pocos días. Con un poco de suerte esta guía te habrá ayudado a encontrar el sitio ideal si quieres esquiar, practicar patinaje sobre hielo, tirarte en parapente o hacer una excursión en familia.

Page author

Artículo de Hertz

105 Mensajes