Los mejores viajes por carretera desde Santander

Page author

por Hertz - 24 febrero 2020

Ser una de las principales ciudades del norte de España significa que Santander es el punto de inicio ideal para viajes por carretera que recorran esa región del país. Cantabria es el destino ideal para aquellos que quieran explorar una de las áreas con paisajes naturales más bonitos de la península. Desde pequeños pueblecitos a rutas de senderismo, te ayudamos a conocer los alrededores de la capital cántabra a bordo de uno de nuestros coches de alquiler. ¡Que empiece la aventura!

1. Santillana del Mar y Comillas

Empezamos por dos de los pueblos más bonitos de la geografía española. Coge la A-67 dirección oeste desde Santander y llegarás a Santillana del Mar (“que ni es santa, ni llana, ni tiene mar”). Allí podrás visitar la cueva de Altamira y ser testigo de unas de las primeras expresiones de art rupestre más antiguas. Luego, coge la CA-131 hasta Comillas, donde querrás pasear por sus calles para admirar sus edificios de estilo medieval y barroco. También encontrarás las obras de artistas modernistas.



2. San Vicente de la Barquera y El Soplao

A tan solo 20 minutos de Comillas encontramos otro pueblo que merece la pena visitar: San Vicente de la Barquera. Cinco lugares de este municipio han sido declarados bienes de interés cultural, entre ellos la Iglesia de Santa María de los Ángeles y el antiguo convento de San Luis. Desde aquí, querrás ir hasta El Soplao, otra de las cuevas que hay que visitar en Cantabria. Es considerada única en todo el mundo por el número y la calidad de sus espeleotemas.

3. San Sebastián de Garabandal

Saliendo de Santander y pasando por San Vicente de la Barquera, llegas a San Sebastián de Garabandal. Se trata de una pequeña aldea en medio de la Sierra de Peña Sagra. Es el lugar ideal para desconectar del tumulto de gente que caracteriza la capital y encontrar la paz que uno busca en sus vacaciones. Su importancia cultural la encontramos en el patrimonio histórico que todavía conserva, del que destaca el caserío y varias casonas o casas señoriales con escudos decorativos.

4. Potes

Aunque en el mapa te parecerá que están más cerca, deberás recorrer casi 60 km desde San Sebastián de Garabandal para llegar hasta Potes, pero merecerá la pena. Este pueblo de los Picos de Europa tiene mucho encanto y no te arrepentirás de haber tomado la decisión de visitarlo.



5. Bárcena Mayor

Al lado de la Sierra de Peña Sagra encontramos el Parque Natural Saja-Besaya y en él un pueblecito que no podríamos recomendar más. Bárcena Mayor, a 70 km de Santander, es otra aldea en la que aprenderás a apreciar el silencio. Esta localidad del municipio de Los Tojos parece haberse detenido en el tiempo y está llena de casas tradicionales y calles empedradas. Es el lugar ideal para dormir si tienes pensado recorrer el precioso Valle del Saja.

6. Julióbriga y embalse del Ebro

A una hora aproximadamente de Santander hay el embalse del Ebro, en el que se vierten algunos de los principales ríos que pasan por Cantabria. Se trata del tercer embalse con mayor capacidad del río Ebro y ofrece unos paisajes maravillosos en cualquier estación del año. Al extremo oeste encontramos la que fuera la ciudad romana más grande de la región: Julióbriga. Actualmente todavía pueden visitarse las ruinas del foro romano, el tabernae y otros edificios de la época.

7. Laredo

Al este de Santander también encontramos municipios muy bonitos. Un buen ejemplo es Laredo, una de las ciudades más turísticas de Cantabria además de la capital. Es imprescindible que te pasees por su centro histórico y hagas una ruta de pinchos. Ya sea invierno o verano, deberías encontrar tiempo también para visitar la Playa de la Salvé, aunque la Playa de Aila es la más indicada para los que busquen algo de intimidad. Y no te olvides de subir a la Atalaya para las mejores vistas de la zona.



Otros lugares para visitar en tu paso por Santander

Ya que pasas por Santander, sería casi pecado no dedicar unas horas como mínimo a ver todo lo que tiene por ofrecer. Empieza por ir al barrio El Sardinero y sus bonitas playas, continúa disfrutando de la mejor gastronomía cántabra en algunos de sus restaurantes y termina el día contemplando las vistas a la bahía de Santander desde el Faro de Cabo Mayor.

Pero una vez te hayas pateado la capital, no hay mejor forma de conocer Cantabria que acercándote hasta algunos de sus pueblos más antiguos y que mejor representan su cultura e historia. Lo mejor de todo es que podrás hacerlo sin tener que viajar muy lejos ni pasar más de un día fuera de Santander. Y tú, ¿ya sabes qué viaje por carretera desde la capital vas a hacer próximamente?

Page author

Artículo de Hertz

105 Mensajes