Los mejores mercados de Navidad de Alemania

Page author

por Hertz - 30 diciembre 2019

Una de las tradiciones más bonitas de las fiestas navideñas son los mercados de Navidad. Cada mes de diciembre, las principales ciudades del mundo occidental se visten de gala para dar la bienvenida a la época más especial del año. Alemania no podía ser menos, y de hecho es uno de los países con los mercadillos más espectaculares de Europa.

Desde Núremberg a Frankfurt, nadie quiere dejar pasar la oportunidad de celebrar la Navidad por todo lo alto (y atraer algunos turistas al mismo tiempo). Tú puedes ser el próximo o la próxima en disfrutarlos.

Núremberg

Empezamos por el que seguramente es el mercado navideño más famoso de Alemania. Cada año, la Plaza del Mercado Principal de Núremberg se llena de más de 180 puestos de madera donde poder comprar pesebres, árboles de Navidad, objetos de artesanía, juguetes y dulces típicos de la época. Es recomendable pasarse por la feria cuando ya se ha puesto el sol, ya que es así cuando se encienden las luces y empieza realmente la magia.

Hamburgo

Hamburgo no tiene uno sino siete mercados de Navidad. El más visitado es el Mercado Histórico de Navidad, que tiene lugar en la Plaza del Ayuntamiento. Resulta una buena excusa para salir a pasear en familia, ya que además de puntos de venta de productos navideños, también se organizan actividades para los más pequeños. Otros mercados que abren durante las fiestas en la ciudad son el Mercado de Navidad de Jungfernstieg o el Mercado de Navidad de Petri-Kirche.



Colonia

Uno no puede irse de Colonia sin haber visitado su espectacular catedral gótica. Situado en el centro de la ciudad, el templo católico se convierte durante las fiestas en el talón de fondo del mercado navideño más bello de la zona. Cada Navidad, unos 160 chalets de madera se distribuyen por la plaza y atraen a visitantes de todo el país. La próxima vez que te encuentres por Colonia durante esta época del año no dudes en pasarte para contemplar las mejores obras de artesanía local.

Dresde

En la ciudad de Dresde, capital de Sajonia, encontramos uno de los mercados navideños más antiguos de Alemania. Es también uno de los más grandes del país y es inaugurado cada año empujando una pirámide navideña muy festiva de 14 metros de altura. Si visitas el Striezelmarkt este año, podrás ser testigo en primera persona de la magia que se respira en la casita Pflaumentoffelhaus, la preferida para los más pequeños ya que allí pueden elaborar sus propios regalos.



Rotemburgo

Rotemburgo, o Rothenburgo ob der Tauber en alemán, es un pueblo sacado de un cuento. Su encanto consigue multiplicarse cuando llega la Navidad, en parte gracias al mercadillo navideño centenario que se instala año tras año en la Marktplaz y en las calles adyacentes. No puedes dejar escapar la oportunidad de subir a la torre del Ayuntamiento y retratar la belleza de este rincón de Baviera desde las alturas. Eso sí, te advertimos que deberás subir por unas escaleras de caracol.

Múnich

El Christkindlmarkt de Múnich tiene lugar en la plaza central de la ciudad. Este mercadillo tiene una larga tradición y sus orígenes se sitúan ocho siglos atrás en los mercados de San Nicolás. La feria está presidida por un árbol de Navidad de casi 30 metros e iluminado por miles de luces que lo hacen todo mucho más especial. Además de la música en vivo que suena cada día desde el balcón del ayuntamiento, su gran atractivo es la feria de pesebres que se celebra muy cerca.



Frankfurt

Si te encuentras en Frankfurt en la época de Navidad, te gustará aprovechar tu estancia para pasearte por su bonito mercado navideño, que contrasta enormemente con la imagen de rascacielos y edificios modernos que solemos asociar con la ciudad. Las típicas casas alemanas de la plaza Römerberg nos recuerda que tradición e historia también tienen cabida, y eso es todavía más palpable cuando se llenan de adornos navideños.

Qué más hacer en Alemania por Navidad

Aunque visitar mercados navideños puede parecer la opción más obvia si decides viajar a Alemania por Navidad, eso no quita que también sea un buen momento para disfrutar de todo lo demás que tiene el país por ofrecer. Haz tiempo para empaparte de la historia del siglo XX por las calles de Berlín, o transpórtate al mundo de Walt Disney yendo al Castillo de Neuschwanstein en Füssen. Tampoco te arrepentirás si dedicas una mañana a pasear por el fascinante centro histórico de Bamberg.

En un país tan festivo como Alemania, no es sorprendente que puedan encontrarse mercadillos navideños con tan encanto como estos. Decidirse por uno de ellos no es tarea fácil, pero de lo que estamos seguros desde Hertz es que en todos ellos podrás disfrutar de una deliciosa taza de vino caliente, comprar adornos para tu árbol de Navidad y cantar villancicos (aunque sea en alemán). Y tú, ¿ya sabes dónde pasarás estas Navidades?

Page author

Artículo de Hertz

87 Mensajes