Las 10 mejores cosas que hacer en Alaska

Page author

por Hertz - 17 enero 2019

Muchos asociamos el estado de Alaska con nieve, hielo y frío. Sus inviernos son casi mágicos, como sacados de algún cuento de navidad. Es el estado más grande EE. UU. y lo encontramos en la parte más noroccidental del continente americano, junto a Canadá. Se conoce como la “última frontera” y fue también el último estado en sumarse a EE. UU., en 1959, con una superficie de 1,718 millones de kilómetros cuadrados. No sorprende, por tanto, que en Alaska haya tantas cosas para hacer y para ver, especialmente para los viajeros enamorados de la naturaleza más pura. Desde aquí te invitamos a recorrer Alaska en familia, con amigos o en busca de relax y te proponemos 10 aventuras para descubrir buena parte de sus encantos.

Vista el parque nacional más grande de EE. UU.

Alaska cuenta con 17 parque nacionales. Parajes de gran belleza natural con una amplia oferta, además de actividades. Y uno de los más especiales es Wrangell-San Elías, el parque nacional más grande del país. Es, incluso, más extenso que Costa Rica o Eslovaquia.  Recorrerlo conlleva dejarse envolver por la naturaleza más salvaje. Y no olvides que en Wrangell-San Elías encontrarás un pueblo minero del siglo XX dedicado a la extracción de cobre que todavía existe.



Sube al pico más alto de América del Norte

Los aficionados a las alturas tienen otra parada obligada: el Parque Nacional Denali. Aquí se encuentra el monte Denali, anteriormente denominado monte McKinley. Mide 6.190 metros de altitud y es, por tanto, el pico más alto de Norteamérica. Este impresionante paraje está repleto también de tundras, bosques de píceas y glaciares, además de ser el hogar de varias especies de fauna silvestre, como osos grises, lobos, alces, caribúes y carneros de Dall.

Conduce por un paisaje de hielo 

Al ser un estado tan grande y tener que recorrer largas distancias, es muy recomendable alquilar un coche en Alaska. Se da la circunstancia, además, de que conducir por sus carreteras es toda una experiencia. Se encuentran en muy buen estado y custodiadas por paisajes únicos e impactantes. En Alaska encontrarás tres rutas principales: la autopista Glen; la autopista Seward, que da acceso a los glaciares; y la autopista marina de Alaska, la única que cuenta con un servicio de ferri.

Contempla auroras boreales

Es sin duda uno de los principales atractivos que ofrece Alaska. Y es que quienes han visto auroras boreales aseguran que es una experiencia única e inolvidable, un fenómeno de la naturaleza que tiñe el cielo de colores, verde, amarillo y rosado. El mejor lugar de Alaska para verlo es Fairbanks, la segunda ciudad más grande del estado. Y la época de avistamiento ideal es en invierno. Aquí los viajeros pueden buscar auroras por su cuenta o contratar un tour. Incluso se ofrecen cabañas donde alojarse y contemplarlas.

Visita  Anchorage, la ciudad más grande de Alaska

Otro de los lugares que te proponemos es Anchorage, casi en la frontera. Es la ciudad más grande de Alaska y al viajero le ofrece muchas cosas, desde una gran oferta cultural, hasta un entorno natural único. Aquí te esperan 320 kilómetros de senderos, para recorrer a pie o en bicicleta. También puedes visitar icebergs, escalar el glaciar Spencer o experimentar la emoción de pasear con un trineo tirado por perros. En invierno, además, es el lugar perfecto para esquiar, sea cual sea tu nivel en este deporte.

Explora un paraíso de glaciares

Si alguna vez has querido sentirte como un esquimal, seguramente en Alaska podrás hacerlo. Y puede que el mejor sitio sea el Parque Nacional de los Fiordos de Kenai. Creado en 1980 para proteger algunas de las áreas silvestres más increíbles e impenetrables de Alaska, es un paraíso de glaciares. Aquí encontrarás uno de los cuatro únicos campos de hielo que quedan en EE.  UU., el campo de hielo Harding. También desde aquí, y por carretera, podrás llegar al glaciar Exit, uno de los lugares más visitados de Alaska. Otra opción inolvidable es bordear los glaciares de marea y adentrarte en los fiordos para no solo contemplar el paisaje, sino también la variedad de animales marinos que viven en él, como nutrias, leones o focas. Eso sí, para ello muchos viajeros optan por contratar algún crucero.

Viaja en un crucero de hielo

Como comentamos, ésta es otra de las experiencias más demandadas de Alaska: surcar ríos helados para acercarse hasta los glaciares. Podrás hacerlo a través de cruceros turísticos o bien con excursiones en barco de un día. Además de los fiordos de Kenai, éstos se ofrecen en más zonas, como la Bahía del glaciar y en Estrecho de Prince William. No olvides abrigarte muy bien y sobre todo tener la batería de la cámara totalmente cargada para hacer tantas fotos como quieras. Estos viajes permiten contemplar espectaculares panorámicas.



Emprende la aventura de observar ballenas

Alaska es también uno de los mejores lugares para observar ballenas. Y para ello te proponemos llegar hasta Juneau, la capital del estado. La ciudad destaca no solo por su belleza, sus calles elegantes y su privilegiada ubicación, frente al mar y entre montañas cubiertas de nieve. Juneau es también un lugar espectacular para embarcarte en un viaje dedicado a avistar ballenas. Recuerda que la mejor época para ello es de abril a noviembre.

Disfruta de los deportes de invierno

Si eres deportista, te habrás dado cuenta de que Alaska es también el escenario perfecto para practicar todo tipo de deportes, sobre todo los de invierno. El esquí, el rafting, los paseos en trineo, kayak o canoa son solo algunas de las múltiples posibilidades. Y no olvides la pesca. Puede que consigas pescar algún salmón.

Degustar salmón fresco

Y es que no puedes terminar el viaje sin haber degustado un buen salmón. Alaska es uno de los últimos refugios del salmón salvaje; en sus aguas habitan algunas de las poblaciones más numerosas y sanas de este pescado. Así que te instamos a probarlo. Es una forma estupenda de concluir tu periplo por Alaska con buen sabor de boca.

Page author

Artículo de Hertz

50 Mensajes