Alemania: Para y disfruta del trayecto con Hertz

Page author

por Hertz - 13 julio 2017

¿Por qué elegir un solo destino para ir de vacaciones cuando con un coche Hertz puedes ver mucho más?

Nuestros productos y servicios te dan total libertad para que puedas disfrutar de un viaje sin complicaciones y planear todas las paradas que quieres hacer por el camino.

Este verano, queremos invitarte a saborear el viaje, no solo el destino. Nos hemos asociado con los expertos en viajes de Culture Trip, un sitio web sobre estilo de vida y cultura, para descubrir algunas de las mejores paradas que puedes hacer al conducir por Europa este verano.

Descubre algunas de nuestras favoritas en Alemania:

Alexandrowka – Colonia Rusa de Potsdam, Alemania

Si vas en coche de Berlín a Potsdam, ¿por qué no parar en la preciosa colonia rusa de Alemania? No te puedes perder este ideal barrio ruso con bonitos edificios de madera, espacios verdes, una iglesia, y un curioso museo de la vida colonial rusa que abrió en 2005. Los visitantes pueden observar las condiciones de vida de los cantantes rusos que vivían en la zona en el siglo XIX y ver artefactos particulares que caracterizaban la zona entonces, y lo siguen haciendo.

Federico Guillermo III de Prusia y el zar ruso Alejandro eran buenos amigos. Como expresión de esta amistad, Federico hizo que construyeran la colonia rusa de Alexandrowka en 1826. Peter Joseph Lenné diseñó los espacios verdes, cuyo objetivo era ofrecer a los cantantes rusos un ambiente especial para la música y el ocio. Hoy, toda la zona es Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO.

Prueba la auténtica cocina rusa en Alemania en Russische Teestube. Saborea entrantes rusos como Sakuska Assorti o Bliny Zar, sopas como Bortsch, Tschi, Soljanka y Ucha, así como bebidas únicas importadas, como el Kwas y las mejores cervezas rusas.

Alexandrowka – Colonia Rusa de Potsdam, Alemania © Philip Lange/Shutterstock

Liquidrom – Berlín, Alemania

Ve a este futurístico balneario alemán que, gracias al amplio espacio de aparcamiento, es la parada perfecta para relajarse a tan solo 15 minutos del agitado centro de Berlín y de camino a Hannóver. En este balneario, podrás flotar en una piscina de agua salada mientras te dejas llevar por el tecno bajo el agua. El complejo se construyó para parecer una estructura abstracta de carpa, un diseño que busca rendir tributo a la vida anterior del lugar como estación de tren en la segunda guerra mundial.

Aunque en el bar de Liquidrom sirven comida y bebida, ¿por qué no continuar tu detox en Samadhi? Aquí podrás disfrutar de un ambiente moderno y elegante y de un menú vegetariano del sudeste asiático donde predominan los platos veganos. Como alternativa, prueba Stadtklause: porciones enormes, auténtica comida alemana y una gran variedad de cervezas.

Liquidrom – Berlín, Alemania © canadastock/Shutterstock

Zollverein – Essen, Alemania

A lo largo de los años, ha habido cientos de minas de carbón en el área de Ruhr en Alemania, pero solo una fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 2001, y se encuentra a tan solo 15 minutos de Essen. Creada por Fritz Schupp y Martin Kremmer, cuyo diseño artístico y simétrico de los edificios sigue siendo impresionante hoy en día, la mina de carbón Zollverein ha sido apodada una «obra maestra de la arquitectura industrial», lo que la hace digna de una parada entre Düsseldorf y Dortmund.

La mina, que estuvo en funcionamiento hasta 1986, es ahora un monumento industrial con museos de diseño y patrimonio industrial y numerosas actividades de ocio y eventos. Esta no es una típica mina de carbón. Este lugar recibe más de 1,5 millones de visitas de gente todo el mundo que viene a explorar la arquitectura industrial, participar en las visitas guiadas y las exposiciones, celebrar festivales o sencillamente relajarse en el parque Zollverein.

Zollverein – Essen, Alemania © Tobias Arhelger/Shutterstock

La Selva Negra – Baden-Baden, Alemania

Ubicada convenientemente entre Stuttgart y Zúrich, la onírica Schwarzwald (Selva Negra) recibe su nombre por el oscuro dosel de árboles perennes que la coronan. Hogar del reloj de cuco y escenario de numerosos cuentos de los hermanos Grimm, es fácil apreciar de dónde viene la inspiración. Con su impresionante sierra, su preciosa granja con entramado de madera, sus ruinas de castillos y pueblos escondidos que reflejan las tradiciones culturales influenciadas por cada uno de los países limítrofes (Alemania, Francia y Suiza), esta es sin duda una parada ineludible.

En los meses más cálidos, aparca y nada al aire libre entre un paisaje espectacular. La mayoría de los pueblos tienen piscinas al aire libre y ¡algunas tienen hasta toboganes! O mejor áun, nada en lagos como el «lago plateado» en Reinerzau, al sur de Freudenstadt. ¡Es idílico!

Para disfrutar de una comida de calidad en la Selva Negra, una de las opciones más populares es Oberkirchs Weinstube en pleno centro de Friburgo. Ponte cómodo en esta taberna de vinos entre la estufa alicatada y el revestimiento de madera o siéntate fuera y disfruta de los colores del mercado de la plaza Münster.

La Selva Negra – Baden-Baden, Alemania © LaMiaFotografia/Shutterstock

Este verano, vayas donde vayas, #goviahertz.

Page author

Artículo de Hertz

40 Mensajes