Disfruta de la comida mientras conoces Huntington Beach

Page author

por Hugo - 15 diciembre 2016

A los californianos les encanta comer y una visita a Huntington Beach (conocida sobre todo por su muelle para ver rojos atardeceres y surfistas disfrutando de las olas) vale la pena incluso solo por la comida. La cocina, al igual que la ciudad, es relajada y se dirige sobre todo a los surfistas, pero si buscas algo más sofisticado también lo puedes encontrar en este rincón de California.

Y no pienses en saltarte el desayuno. El restaurante de moda para los surfistas, el Zimzala, en el hotel Shorebreak, es perfecto si te gusta desayunar fuerte y sano; el menú incluye desde cereales (justo lo que necesitas antes de una mañana de surf) hasta burritos, clara de huevo y tortillas.

Si prefieres tomar un batido, echa un vistazo en Banzai Bowls, donde encontrarás sublimes tazones de frutos de acai. Indiscutiblemente, son los mejores de la ciudad. Puedes tomártelo con un café o hacer como la gente de allí, pedirlo para llevar en una taza de plástico trasparente. Y si eres adicto al café, también puedes encontrar más opciones.

Si buscas un café excelente, ve al Milk & Honey , un café de moda y tranquilo, lejos del bullicio. Aquí podrás probar un buen café americano y tonificante, de lavanda, junto a opciones más tradicionales. Si tu adicción por el café es incluso más fuerte, te encantará el Philz Coffee, en Pacific City, a diez minutos andando del centro. Te asignarán un camarero que te ayudará a elegir el grano de la casa que más te guste, lo triturará en el acto y no te dejará pagar hasta que se asegure de que hiciste la elección correcta.

A la hora de comer, el Sandy’s Grill, justo en el océano, sirve platos refrescantes e imaginativos, llenos de color y sabor. El ceviche de camarones y aguacate es tan bonito que te dará pena comerlo (pero cómelo; su sabor es tan bueno como su apariencia) Y el pan de maíz de la casa con mantequilla de Sriracha, cuya receta es secreta, te encantará. Tiene un sabor ligero a la vez que intenso. Eso sí, asegúrate de que dejas hueco para el postre: un brownie de galleta Graham cubierto con helado de chocolate y coronado con una nube de malvavisco flambeado. Es el sabor de la felicidad.

Otra buena opción para comer es el fabuloso Saint Marc Pub-Café, en Pacific City. Realizas el pedido en un iPad. Lo más difícil es elegir qué tomar. Sus quesos son muy conocidos, por lo que las bandejas de queso son una gran elección, pero también puedes pedir bacon con cualquier combinación que te puedas imaginar y además las ensaladas están cuidadosamente limpias y muy bien sazonadas.

Para cenar, aléjate de la playa hasta llegar al SeaLegs. Su ubicación te puede parecer poco atractiva, pero su interior es pura elegancia. El local cuenta con una mucha clientela y de lo más variada. Entre sus platos, las coles de Bruselas que preparan conseguirán que cambies de opinión si no te gustaban estas verduras y el simple filete de ternera se enriquece con una sabrosa ensalada.

Page author

Artículo de Hugo

8 Mensajes