Cinco visitas obligadas al Parque Nacional de Yosemite

Page author

por Hertz - 09 enero 2019

Es una de las joyas de la costa oeste de Estados Unidos. El Parque Nacional de Yosemite, famoso por sus impresionantes cascadas y sus grandes laderas de granito, se considera Patrimonio de la Humanidad, además de ser un regalo de la naturaleza. Se encuentra hacia el interior del estado de California y es uno de los lugares más visitados de EE.UU, junto con Yellowstone y el Gran Cañón del Colorado. De hecho, cada año atrae a 4 millones de visitantes.

El Parque Nacional de Yosemite es, además, una parada obligada para todos los que recorren el estado por carretera. Alquilando un coche en California, podrá visitarlo sin complicaciones, siguiendo la ruta 49 desde San Francisco o bien tomando la ruta 41 tras pasar por Fresno si viene desde Los Ángeles. Este paraje mide casi 285.000 hectáreas y alberga numerosas atracciones para no dejar indiferente a nadie. Siga leyendo y le proponemos algunas, tanto si lo visita en pareja, en familia o con amigos. 



Mariposa Grove

Sin duda uno de los principales atractivos de este parque nacional es Mariposa Grove, el bosque de secuoyas gigantes de Yosemite. Se encuentra en la zona sur y recorrerlo le permitirá sentir la inmensidad de la naturaleza, sobre todo cuando contemple alguno de los árboles más espectaculares del planeta. Busque, por ejemplo, el conocido como Grizzlie Giant, un árbol inmenso de más de 2.800 años. Para recorrer este singular bosque puede realizar una ruta ya marcada. Tardará una hora y media aproximadamente.

A la hora de dormir en esta zona, puede optar por poblaciones como El Portal o Mariposa, que son las más cercanas a la entrada oeste del parque. Aunque si busca un alojamiento con historia puede ir hasta poblaciones como Jamestown, uno de los lugares donde comenzó la fiebre del oro a mediados del siglo XIX. Aquí encontrará edificios de madera de aquella época, así como el Hotel Histórico Nacional. Es caro pero, si le gusta el Far West, vale la pena.

Valle de Yosemite

Otra opción es acceder al parque a través del valle de Yosemite por la parte central. Esta zona mide más de 20 kilómetros de longitud, pero es muy accesible y fácil de visitar ya que, como su nombre indica, el terreno es plano. Además, cuenta con diversidad de opciones para alojarse, desde  camping, cabañas y algunos hoteles en su parte central.

En esta zona del parque encontrará uno de los miradores más famosos de Yosemite: Tunnel View.Desde aquí seguro que reconoce rápidamente el Capitán, uno de los símbolos del parque. Se trata de un monolito de granito y todo un desafío para los aficionados a la escalada. De hecho, fue conquistado hace menos de 40 años. Mide 924 metros y es posible que durante su visita más de un escalador intente llegar a la cima.

Desde este mirador también puede ver otra de las atracciones del parque: la cascada Bridalveil. Es espectacular, especialmente si su visita es en primavera, cuando más caudal acumula. Aunque no es la única cascada que le sorprenderá. Las conocidas como Yosemite Falls representan el salto de agua más alto de Estados Unidos y contemplarlas es un espectáculo para los sentidos. El paseo para ver la de menor altura es bastante fácil; un sendero muy llano de unos 2 kilómetros. Tras aparcar en el centro de visitantes, podrá coger un autobús hasta llegar al inicio de la ruta y después continuar hasta Lower Yosemite Fall, de 98 metros.

También es una visita obligada el Lago Mirror, no solo por su belleza sino también porque esta pequeña laguna es el mejor sitio para ver el Half Dome, el otro promontorio rocoso icono de Yosemite ubicado en el extremo oriental del valle. Esta media cúpula de granito mide 1.500 metros y es otra de las cimas favoritas de los escaladores. Actualmente se puede ascender a través de varias rutas desde la base del valle.

A la hora de alojarse, le recomendamos conducir hasta Curry Village. Allí se ubica un restaurante, además de numerosos campings y bungalow. Hay cabañas de lona con camas, electricidad y calefacción desde 80 dólares la noche, en función de la temporada. Además, desde aquí parte otra ruta que le puede interesar si quiere subir hasta Vernal Fall, otra de las cataratas más hermosas del parque y, si todavía tiene fuerzas, desde allí puede seguir subiendo hasta alcanzar Nevada Fall. Es una ruta circular.

Glacier Point

Tras salir de Valle Yosemite, todavía le quedarán muchas más cosas para ver. No puede irse, por ejemplo, sin subir hasta el espectacular mirador de Glacier Point, uno de los más altos del parque, y contemplar desde allí un atardecer inolvidable. Eso sí, sólo está abierto desde mayo hasta octubre.

Si puede planificar el viaje y elegir fecha, es más recomendable visitar el Parque Nacional de Yosemite en primavera, cuando la mayor parte de las carreteras están abiertas, al igual que los senderos, y cuando los lagos y cascadas tienen más agua. Aun así, visitar el parque en invierno no tiene desperdicio, el paisaje cubierto de blanco con las montañas suele dejar impresionados a los transeúntes. Prepárese para sentir la inmensidad de la naturaleza con todos los sentidos.

 

Page author

Artículo de Hertz

47 Mensajes