Alquiler de coches

 
Gold Plus Rewards
  • ¿Todavía no eres socio/a?  ¡Regístrate!

Hacer una reserva

Buscador de Oficinas

Reserva ya tu coche

17 Oct

Los sitios más aterradores de EE. UU. para celebrar Halloween porHertz

Los sitios más aterradores de EE. UU. para celebrar Halloween banner

Si quieres pasar una experiencia paranormal inolvidable este Halloween, acompáñanos a un tour por ocho sitios encantados de EE. UU. que te provocarán escalofríos

 

Es bien sabido que el mejor lugar para celebrar Halloween es Estados Unidos. Aunque esta tradición está cada vez más extendida alrededor del mundo, no existe ningún país que lo viva de la misma manera, y por ello, si tienes la oportunidad de pasar un tiempo en Norteamérica a finales de octubre, no puedes perderte las terroríficas propuestas que hemos seleccionado para ti. Vayas con tus amigos o familia, te divertirás pasando un miedo inolvidable.

 

The Ohio State Reformatory

 

Empezamos nuestro tour de ocho puntos en Mansfield (Ohio), donde encontramos un reformatorio de presos: The Ohio State Reformatory. Abierto desde 1886 hasta 1990, este edificio de estética gótica ha visto pasar más de 155.000 hombres, que según se dice, no tuvieron una muy buena experiencia. Entre los aficionados de lo paranormal se comenta que algunas almas quedaron allí atrapadas. Tal es el fenómeno que ha llegado a crearse, que incluso se hacen tours y espectáculos en el edificio. Si después de esta visita te apetece algo más tranquilo, tu opción es el parque Kingwood Center, a cinco minutos de allí en la carretera.

 

Trans-Allegheny Lunatic Asylum (West Virginia)

 

 

Si un reformatorio no te parece demasiado, pasamos a conocer el manicomio encantado Trans-Allegheny Lunatic Asylum de Weston (West Virginia). Su majestuoso edificio es actualmente el más grande que haya sido construido con el sistema de mampostería con piedra cortada a mano en EE.UU, y debido a su tamaño pudo acoger hasta a 2.400 pacientes. Cerrado en 1994, se dice que los que estuvieron allí nunca se recuperaron e incluso empeoraron. Ahora es posible hacer una ruta por el hospital y también ver algunas actuaciones. Si necesitas respirar aire puro después de ello, puedes viajar hacia la montaña Snowshoe, también situada en West Virginia.

 

Lafitte’s Blacksmith Shop Bar (Luisiana)

 

 

El siguiente lugar se sitúa en Nueva Orleans (Luisiana), y se trata del Lafitte’s Blacksmith Shop Bar. Este establecimiento, que parece haber permanecido intacto en el tiempo desde su aparición, fue construido entre 1722 y 1732 y desde entonces ha estado abierto al público que se ha acercado a refrescar la garganta. Iluminado únicamente con velas, algunos de sus clientes afirman haber vivido experiencias paranormales dentro, y se rumorea que las almas de algunos criminales que frecuentaban el bar llevan ancladas allí desde hace siglos. Después de verlo recuerda pasar por la catedral de San Luis, en el barrio francés de Nueva Orleans.

 

Pine Barrens (Nueva Jersey)

 

 

En el bosque de Pine Barrens (Nueva Jersey) no hay fantasmas que temer, pero hay una leyenda que narra la existencia de un demonio con cuerpo de canguro, cabeza de caballo y alas de murciélago que acecha la zona desde hace 250 años. Al parecer, éste iba a ser el hijo número trece de una mujer que residía en el lugar, pero cuando nació se convirtió en un monstruo. Si te atreves a ir a buscarlo, será mejor que alquiles un coche con Hertz para poder recorrer todos sus rincones, y así de paso poder visitar el cercano Liberty State Park.

 

One If by Land, Two If by Sea (Nueva York)

 

Nos movemos ahora hasta Nueva York para comer en el lujoso restaurante One If by Land, Two If by Sea. Aunque desde el propio local se intenta no dar mucha fuerza a los rumores que corren, ya son numerosos los testimonios que afirman haber visto cómo objetos se movían como si estuviesen vivos, cómo los cuadros de la pared se torcían a su antojo o cómo dispositivos electrónicos se activaban y desactivaban sin sentido. Para pasar el susto después de cenar, puedes desplazarte a la frecuentada Times Square, y disfrutar allí de un ambiente sin fantasmas.

 

Mansión encantada Pittock (Oregon)

 

 

Seguimos esta ruta con la mansión encantada Pittock en Portland (Oregon), construida en 1909 para el editor Henry Pittock y su esposa. Por desgracia, ambos murieron a los pocos años de que ésta estuviese lista para poder vivir en ella, por lo que se dice que ambos decidieron disfrutarla aunque no estuviesen vivos. La teoría se fundamenta en que los hechos paranormales que ocurren son inofensivos, por lo que se cree que son “buenos” espíritus. Tras comprobar por ti mismo si los fantasmas son o no los señores Pittock, disfruta de Portland dando una vuelta por el Oak’s Amusement Park (parque de atracciones Oak). 

 

Queen Anne Hotel (California)

 

No podía faltar en esta lista un hotel maldito, y éste es de tres estrellas. Hablamos del Queen Anne Hotel de San Francisco (California). En su día, este edificio fue la escuela para mujeres de la señora Mary Lake, y la leyenda dice que tras ser vendida su espíritu quedó atrapado en el sitio. No dudes en pedir la habitación 410 de este victoriano lugar, pues ese fue el despacho de la señora Mary Lake, y allí las probabilidades de que vaya a visitarte o la oigas tocar el piano son más altas. Entre susto y susto recuerda también pasear por el puente Golden Gate de la ciudad, te asombrará.

 

Kells Irish (Washington)

 

Finalmente, acabamos nuestro recorrido en el restaurante Kells Irish de Seattle (Washington), donde más de uno dejaría la comida en el plato si supiese que a principios del siglo XX ese local era una morgue en la que depositaban cadáveres con la esperanza de que fuesen al paraíso. Actualmente, camareros y clientes coinciden en haber visto espectros entre la tarde-noche, por lo que se cree que algunas almas todavía permanecen. Una vez salgas de allí, puedes despejarte por el mercado Pike Place, en la Bahía de Elliott.

 

Tanto si prefieres ver espíritus mientras comes, como si te agrada sentirlos cuando duermes, tal y como has visto puedes disfrutar de la experiencia en Estados Unidos. Si eres más escéptico y no crees es leyendas, puedes asistir a estos espacios y comprobar qué es lo que hay por ti mismo, quizás llevándote alguna que otra sorpresa inesperada. No hay ninguna duda de que todos los lugares mencionados resultan opciones únicas para pasar momentos inolvidables en el día más terrorífico del año.