Alquiler de Coches Alaska

Scroll

Reserva el coche ahora

MSG_SITE_IS_BEST_VIEWED

MSG_REDIRECTING_247

LBL_REDIRECTING

Alquiler de Coches Alaska

Comienza tu reserva
Lugares de recogida

Por qué Hertz

  • Mejor precio garantizado - en el caso de que encuentres un precio mejor, en Hertz te devolveremos la diferencia
  • Sin cargos por cancelación o modificación.Hasta dos días antes de la recogida del vehículo.
  • No hay extras ocultos que pagar - cubre robos y daños.
  • Disfruta también de conexión Wi-Fi cuando te registres gratuitamente en nuestro programa de fidelidad Gold Plus Rewards. Pincha aquí para más información.

Hertz en Alaska

Alaska, conocida como la Última Frontera, es el estado más grande de Estados Unidos y el penúltimo estado en incorporarse a la unión el 3 de enero de 1959. Se ubica en la parte más noroccidental del continente americano, junto a Canadá. Su capital es Juneau, una peculiar ciudad a la que solo se puede llegar en avión o en barco, ya que está rodeada por fiordos, islas, bosques y glaciares. Y su ciudad más importante y poblada es Anchorage.

Pocos saben que Alaska es uno de los destinos invernales preferidos por los norteamericanos. Y es que esconde tesoros desconocidos para muchos de los viajeros. Alquilar un coche en Alaska te ayudará a encontrarlos y disfrutarlos mientras conoces algunas de las rutas más hermosas del país. Podrás avistar sobrecogedores glaciares, sumergirte en la fiebre del oro o practicar el senderismo entre mágica naturaleza. 

Conducir por Alaska y alrededores

Alaska

Si decides conducir por Alaska experimentarás total libertad para recorrer a tu ritmo “la última frontera”. Recuerda que es el estado más grande, con una superficie total de más de 1.700.000 km2.

Dispone de una buena red de carreteras y autopistas. De hecho, a la mayoría de los destinos más populares y a las principales atracciones turísticas se accede por autopista, incluidos el Parque Nacional y Reserva de Denali, el Parque Nacional y Reserva Wrangell-St. Elias o el Refugio Nacional de Vida Silvestre de Kenai.

Además, junto a las autopistas encontrarás muchos servicios que te harán más cómodo el viaje, como gasolineras, áreas de descanso, áreas para acampar y todo tipo de alojamientos.

Muchas de las carreteras de Alaska han sido reconocidas por el programa Lugares Escénicos Nacionales por sus notables cualidades escénicas, históricas y culturales. Es decir, que conducir por Alaska no solo es fácil, también es toda una experiencia para los sentidos. En este sentido, destaca la autopista Seward, que se extiende desde Anchorage hasta Seward en la zona central del sur de Alaska, y toda la ruta del sistema de la Alaska Marine Highway.

También te puede interesar que el sistema estatal de ferrys permite llevar a bordo tu vehículo.

A la hora de conducir en los EE.UU, ten en cuenta que cada estado suele tener su propia normativa de tráfico. Te recomendamos que cuando alquiles un vehículo en alguna de nuestras oficinas de Alaska preguntes sobre ello al agente. Lo mismo ocurre en cuanto a los límites de velocidad, aunque suelen oscilar entre las 25 millas por hora (40 km/h) para las calles de la ciudad y las 65 millas por hora (105 km/h) en autopistas.

Una rápida guía de Alaska

Alquilar un coche en Alaska es la mejor fórmula para recorrer el mayor estado de EE.UU. Por eso, te instamos a que consultes la gama de vehículos disponibles en alguna de nuestras oficinas.

A la hora de organizar la ruta, conviene que conozcas las ocho regiones en las que se divide este estado. Anchorage es la ciudad más importante y donde habita cerca de la mitad de la población de Alaska. Una ruta muy recomendable es la que une Anchorage y Valdez. Transcurre a lo largo de casi 500 kilómetros y pasa por glaciares prehistóricos, impresionantes cadenas montañosas y bellas cascadas.

Península de Kenai

Si conduces hacia el sur, encontrarás la Península de Kenai, donde podrás disfrutar de multitud de actividades en plena naturaleza, como pescar y hasta avistar ballenas. Otros destinos que no deberías perderte son las comunidades portuarias de Homer o Seward. Puedes acceder a ellas través de la autopista, mientras disfrutas de paisajes de ensueño. De hecho, aquí se encuentra una de las áreas silvestres más increíbles e impenetrables de Alaska. Nos referimos al Parque Nacional de los Fiordos de Kenai, un paraíso de glaciares junto a Seward.

Estuario Príncipe Guillermo

También deberías conducir hasta el Estuario Prínicipe Guillermo, la espectacular bahía de la costa meridional. Está rodeado por el tercer parque estatal más grande de Estados Unidos, el Parque Estatal Chugach, donde podrás disfrutar de la naturaleza y practicar multitud de actividades, como esquiar, escalar o hacer senderismo.

Glaciar Matanuska

No olvides que Alaska es tierra de glaciares. Por eso no deberías perder la oportunidad de vislumbrar maravillas naturales como el Glaciar Matanuska, uno de los glaciares más accesibles de Alaska. Se encuentra muy cerca de la autopista Glenn, entre las montañas de Chugach, al norte, y es la atracción de carretera más popular entre Anchorage y Glennallen.

Y si te gusta el mar, al sureste del estado se encuentra un archipiélago de espectaculares islas y numerosos pueblos con encantos. Aquí se ubica la capital de Alaska, la ciudad de Juneau, a la que solo se puede llegar en avión o en barco.

Parque Nacional y Reserva de Denali

Si optas por recorrer el interior del estado, te dejará sin palabras el Parque Nacional y Reserva de Denali. Alberga la Cordillera de Alaska con el pico más alto de EE.UU, el conocido popularmente como Monte Mckinley (y que ha vuelto a su nombre nativo Denali), de 6.200 metros de altitud. Es un paraje único donde encontrarás osos pardos, lobos, caribúes, alces y águilas doradas. También en esta zona podrás conocer la segunda ciudad más importante del estado, Faribanks, y vivir toda una aventura por los yacimientos de oro del río Klondike.

Pero aún hay más. Con nuestros coches también podrás recorrer los paisajes volcánicos del suroeste o perderte por la más salvaje naturaleza de la zona del norte. 

Estos son algunos de los tesoros que esconde este estado, la última frontera de EE.UU, pero son más los paraísos que te esperan en Alaska y que puedes descubrir en coche. Recuerda que la mejor época para visitar Alaska es entre mayo y agosto, cuando el clima es más suave. Tendrás temperaturas de entre 15 y 26 grados.